Formas del Provolone Valpadana D.O.P.

Formas del Provolone Valpadana D.O.P.

Las formas del Provolone Valpadana D.O.P.: para todos los gustos, en cada dimensión

El Provolone Valpadana se presenta en varias formas, y esta es una de sus características más importantes.

Hoy El Provolone Valpadana es producido por fábricas de quesos autorizadas y también puede ser vendido por empresas envasadoras: en cualquier caso, en cada una de las formas tiene que figurar la marca del Consorcio y la D.O.P., garantías inequívocas de calidad.

Las diferentes formas del Provolone Valpadana

¿Cuáles son las formas del Provolone Valpadana D.O.P.?

Este tipo de queso se presenta con muchas variedades de formas y tamaños.

La normativa se ha ocupado de crear un estándar compartido, que ayude a los productores y a los preenvasadores a orientarse en los procesos de producción.

Se definen cuatro formas principales:

  • Salami: también llamada “Pancetttone”, es la forma más común utilizada y cortada para la gran distribución. Es también la forma más común utilizada para los grandes formatos
  • Melón/pera: caracterizada por una base más ancha y una parte superior más estrecha, es la forma que más identifica el Provolone Valpadana
  • Tronco cónica: esta forma se llama comúnmente como “Gigantino”
  • De garrafa: el tamaño más pequeño disponible se compone de una esfera sobrepuesta por un «sombrero», que se utiliza para la atadura.

Cada forma permite que el sabor dulce o picante se exprese lo mejor posible

Además de las formas clásicas

Actualmente, la nomenclatura utilizada incluye también otros formatos que son comercialmente más comunes. Por lo tanto, se encuentran en la definición de formas aceptadas para el Provolone Valpadana:

  • Pancettone
  • Gigantino
  • Mandarone
  • Fiaschetta
  • Provoletta

Normalmente, las formas más pequeñas son las del Provolone Valpadana en versión dulce. La picante, en cambio, es típica de los formatos más grandes, porque poseen las adecuadas características químico-físicas para hacer frente al proceso de curación.

Después de la forma, el corte

La elección de la forma para comprar no puede ser casual: según la receta que se tiene en mente, en algunos casos una versión es más adecuada que todas las demás, como en el caso de los bocadillos o en cualquier caso cuando el queso no tiene que derretirse.

¡El formato de media luna, por ejemplo, es el comúnmente utilizado para cocinar o para hacer taquitos. “Fiaschetta y Provoletta” pueden ser en cambio muy escenográficos, así como el “Mandarone”!

Un “pancettone o un gigantino” puede en cambio ser cortado en triángulos. Estos, colocados sobre una sencilla tabla de madera y acompañados de aceitunas y otros snack, constituyen un aperitivo perfecto.